Renfe convierte a Huelva en un ínsula, por Antonio Ponce

Huelva por su tren

La última indiferencia de Renfe para con nuestra provincia se ponía de nuevo de relieve al anularse recientemente la reunión prevista con el Patronato Provincial de Turismo de Huelva y la Federación Onubense de Empresarios (FOE), donde se iba a trasladar al presidente de esa empresa la preocupación de los miembros de la permanente de la primera entidad, en la que los empresarios estamos presentes, antes los frecuentes problemas de averías de los trenes que nos comunican con Madrid.

La preocupación del ámbito turístico no es ninguna banalidad por cuanto que la imagen que estamos dando no es precisamente la adecuada para un destino turístico de primer nivel gracias a las más de 40.000 plazas alojativas creadas en los últimos años entre hoteles y campamentos de turismo.

Por lo que se refiere a la planta hotelera –cerca de 25.000 plazas–, amén del importante número de establecimientos de tipo familiar, se cuenta con instalaciones de grupos tan importantes como Barceló, Meliá, NH, AC, Hoteles Playa o Fuerte Hoteles, siendo un destino caracterizado por su fuerte estacionalidad, en gran parte motivado por la difícil accesibilidad del mismo y su componente de sol y playa.

A pesar de esta potencialidad que ofrecemos, al no disponer de aeropuerto, el 80% de nuestros visitantes son turistas nacionales que acceden al destino a través de la carretera y el ferrocarril, siendo Madrid y el centro de España el mercado emisor más importante.

Durante 2013, a diferencia de los datos positivos registrados en el sector turístico a nivel nacional, en Huelva se ha producido una disminución en el número de turistas recibidos, motivado básicamente por la importante disminución de los turistas nacionales, debido a la crisis económica de España y a la desviación de turistas de Madrid y centro de España a los destinos mediterráneos, hecho que se venía detectando tras la entrada en servicio de los trenes de alta velocidad a Málaga y Valencia.

Y esto es así porque una radiografía de los servicios ferroviarios de la provincia de Huelva, desde la posición de su capital, nos da el siguiente panorama: inexistente comunicación con Faro y Cádiz y deficiente comunicación con Sevilla, Badajoz y Madrid, lo que nos convierte en una auténtica ínsula.

Como decía al principio, esta situación se ha visto agravada últimamente ante las frecuentes averías –con retrasos, paradas en medio de la vía, cortes de luz en los vagones…– que ha venido sufriendo el Alvia que nos comunica con Madrid, sin olvidar que los usuarios coinciden al señalar el tren como ruidoso, de gran inestabilidad, con déficit de accesibilidad, amén de no contar con servicio de cafetería, siendo sustituido por máquinas expendedoras o carritos dispensadores que tampoco satisfacían las demandas de unos clientes que debían permanecer en los trenes cerca de tres horas y media.

Por tanto, y ante esta caótica situación –por una parte de incomunicación y, por otra, de deficiencia de los servicios–, nuestras peticiones a Renfe y que teníamos previsto trasladar a su presidente están relacionadas con: la sustitución inmediata de las unidades que vienen realizando el servicio Huelva-Madrid-Huelva por otras más modernas; el establecimiento de un segundo servicio diario Huelva-Madrid-Huelva; y el adelantamiento en una hora la salida del servicio diurno, al objeto de permitir su uso por parte empresarios y profesionales.

En cuanto a los trenes de media distancia que unen Huelva con Sevilla es imprescindible que se establezcan nuevas conexiones para posibilitar, tanto a la ida como a la vuelta, acceder a nuevas relaciones con Madrid; una diaria con Barcelona y Valencia; y crear, por último, un servicio diario, de ida y vuelta, entre Huelva-Zafra-Badajoz.

Confiamos en que se atiendan estas nimias peticiones en tanto que seguimos esperando la llegada del tan esperado AVE que nos saque del secular aislamiento al que Renfe nos tiene sometidos.

Antonio Ponce Fernández, presidente de la Federación Onubense de Empresarios (FOE).