CEOE prevé un crecimiento del PIB del 0,9% en 2014 y una consolidación de la recuperación para 2015

El Servicio de Estudios de CEOE ha mejorado sus previsiones económicas para la economía española en su revisión del mes de diciembre. La sorpresa positiva en el comportamiento de la demanda interna en el PIB del tercer trimestre y, sobre todo en el consumo, junto con la fortaleza que mantienen las exportaciones, han mejorado levemente el escenario de previsión en el corto plazo.

La recuperación prevista para 2014 sitúa el crecimiento del PIB en el 0,9%, frente al 0,8% anterior, debido al mejor comportamiento de la demanda interna, en donde la inversión de bienes de equipo sería el componente más dinámico y el gasto de las familias alcanzaría crecimientos positivos. El sector exterior mantendría su contribución positiva al PIB, si bien se moderaría su magnitud porque las importaciones retornarán a tasas positivas de crecimiento.

El moderado avance de la demanda interna se afianzaría en 2015, donde aportaría crecimiento al PIB, y, de este modo, la economía española consolidaría su recuperación, con una tasa del 1,6%. Así, el PIB español cerraría la brecha de crecimiento negativo que tiene con la Eurozona.

La recuperación del mercado laboral comenzaría a vislumbrarse en 2014 (en el segundo trimestre de este año ya podría producirse un leve aumento de los ocupados) y se consolidaría en 2015, a medida que la actividad económica se fortalezca. Así, el número de parados irá reduciéndose paulatinamente, a lo que también contribuirá la caída de la población activa. La tasa de paro también descenderá ligeramente en los dos próximos años, y se situará algo por debajo del 25% en 2015. La moderación salarial continuaría en 2014 y 2015, dado que la recuperación del mercado laboral será muy gradual.

El avance de los datos de ejecución presupuestaria hasta septiembre de este año sitúa al déficit público en el 4,8% del PIB, mientras que el objetivo para todo el ejercicio es del -6,5% del PIB. La mejora de la evolución de la ejecución presupuestaria del Estado hasta septiembre, junto con el ligero superávit de las corporaciones locales, hacen prever que no se producirán grandes desviaciones respecto al objetivo en el cierre del ejercicio de este año. No obstante, en el escenario de recuperación moderada y sin medidas adicionales de ajuste del gasto público, alcanzar los objetivos presupuestarios del -5,8% del PIB en 2014, y -4,2% del PIB en 2015 resulta más complicado.