La Junta de Andalucía pone en marcha inspecciones de comsumo

Los servicios provinciales de Consumo de la Junta de Andalucía prevén realizar hasta diciembre próximo inspecciones en establecimientos minoristas que venden productos alimenticios e industriales y de prestación de servicios para comprobar si cumplen la normativa en vigor. La campaña, de ámbito autonómico, está incluida en el Plan anual de Inspecciones de la Junta para 2014.

Las inspecciones se distribuyen entre establecimientos de venta de productos no alimenticios, mercados de abastos, establecimientos de alimentación y establecimientos de compraventa de vehículos y medios de comunicación. Estos últimos son para examinar las publicidades relativas al consumo de combustibles y emisiones de CO2.

También se ha puesto en marcha una campaña de inspección de academias y centros privados de enseñanzas no oficiales para evitar que se oferten actividades formativas sin la debida garantía, además de comprobar el cumplimiento de la normativa vigente. La campaña se prolongará hasta el próximo mes de julio y viene justificada por las quejas, denuncias y reclamaciones relacionadas con este sector.

Nuestra Organización se pone a disposición de nuestros asociados para cualquier aclaración al respecto o en caso de que fueran objeto de alguna denuncia ofrecemos el asesoramiento oportuno.

En las actuaciones los servicios de inspección comprueban desde la existencia de hojas de reclamaciones y los correspondientes carteles que las anuncian hasta la trazabilidad de productos alimenticios –documentación acreditativa del recorrido del producto desde su origen hasta su puesta a la venta-. Asimismo, se examinan las balanzas para garantizar que funcionan correctamente y que han pasado las revisiones periódicas por parte de Verificaciones Industriales de Andalucía, S.A. (VEIASA). La prohibición de fumar y la existencia de carteles que lo anuncien es otro de los objetivos de las actuaciones, que pretenden, de este modo, asegurar el cumplimiento de la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo.

En los controles se comprobarán, entre otros aspectos, si el producto indica el precio final (incluye el IVA y demás impuestos), el precio por unidad de medida y si éste es por unidades o piezas, en su caso. Asimismo, se verificarán otras informaciones como el nombre, la razón social o la denominación del fabricante o el envasador o de un vendedor, y para el caso de los envasados por los titulares del comercio minorista la indicación de la cantidad neta y la fecha de duración mínima o caducidad.

Las actuaciones se completan con la toma de muestras de productos, que se remiten para su estudio al Centro de Investigación y Control de Calidad, dependiente de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). En este sentido, la campaña incluye el análisis de muestras de bolsos y artículos de viaje, cafeteras para uso doméstico, calzado, hilados, cuchillos de cocina, pijamas y camisones y prendas de vestir realizadas en viscosa.

Las  inspecciones   abarcan  las distintas  modalidades de  impartición de los cursos –presencial, a distancia e internet-, extendiéndose a academias de idiomas; preparación de oposiciones; informática; centros privados de enseñanza homologados con instituciones oficiales; centros formativos que publicitan la expedición de certificados de profesionalidad y privados de enseñanza que promocionan un acceso fácil al mercado laboral, así como los que ofertan servicios de contratación y/o información a distancia a través de internet.

masterEn relación con la publicidad, se vigilará precisamente si se anuncia o no la expedición de títulos oficiales, la homologación del centro con alguna institución oficial, salidas profesionales o validez del curso para la puntuación en bolsas de trabajo, y cualquier otro tipo de información de interés para el usuario, comprobándose su veracidad.

 

En los establecimientos se revisarán las facturas para comprobar si se incorporan todos los datos reglamentarios y la existencia de libro de hojas de quejas y reclamaciones, que obligatoriamente deberá estar disponible en el lugar de atención al público junto con el correspondiente cartel anunciador.

Por lo que se refiere a la información previa a la realización del curso, la inspección de consumo verificará que se facilita toda la exigida por la normativa como puede ser la denominación del curso, duración, horario y contenidos, la clase de diploma, el precio total del curso y forma de pago. Igualmente, la denominación, dirección y localización del centro, el nombre de la persona física o jurídica responsable y si se anuncia o no la homologación del curso con alguna institución oficial, en cuyo caso se solicitará certificado de homologación del curso correspondiente (deberá estar disponible en el establecimiento una copia para el usuario), entre otros aspectos.